Jabón de rosas

Comprar jabones de rosas

Su composición es aceites de coco, palma, macadamia, maíz, pepita de uva y rosa mosqueta. Sus aceites esenciales son palo rosa, palmarrosa y cedro del atlas.

El aceite de macadamia tiene propiedades calmantes y suavizantes gracias a su riqueza en ácidos oleicos, linoléicos y esteroles. Muy recomendado para pieles secas, ásperas y sensibles. Es un excelente ingrediente en cosméticos para pieles maduras por su alto poder hidratante, nutritivo y antiarrugas y sus propiedades tonificadoras de la piel.

Aceites esenciales de rosa

El aceite esencial de palo de rosa es un excelente regenerador y reconstituyente celular de la piel. Tiene un aroma dulce a rosas pero leñoso.

El aceite esencial de cedro del atlas es un excelente astringente y antiséptico que se añade en mascarillas de limpieza para pieles grasas o acneicas, jabones y en champúes anticaspa.

El aceite esencial de palmarrosa tiene un perfume similar al de la rosa. Tiene poder regenerador e hidratante, vigorizando la piel madura y arrugada. Así mismo es antiséptico, bactericida, citofiláctico.

Usos del aceite de rosa mosqueta

Los usos reconocidos del aceite de Rosa Mosqueta son los siguientes:

  • Arrugas de la piel por envejecimiento como activador de la regeneración de las células epiteliales devuelve a la piel su aspecto uniforme y terso, disminuyendo la profundidad de las arrugas.
  • Fotoenvejecimiento; esas manchas oscuras o de pigmentación de la piel por excesiva exposición al sol. A veces, dependiendo del grado, desaparecen totalmente después de tiempo.
  • Tratamiento de las escaras producidas por la Psoriasis: acelera la normalización de la piel en las zonas afectadas.
  • Tratamiento de cicatrices producidas por quemaduras: acelera la recuperación del aspecto normal de la piel.
  • Tratamiento de cicatrices producidas por el Acné: también en esta afección el aceite suaviza las cicatrices dejadas por la erupción. En algunos casos el aceite (dependiendo del tipo de acné) puede inclusive aplicarse durante al erupción ya que ayuda a la cicatrización rápida de las pústulas.
  • Tratamiento de piel seca y eccemas: En muchas oportunidades la piel tiende a formar eccemas debido a los cambios repentinos en las condiciones ambientales de humedad y temperatura. Particularmente en climas fríos y secos la aparición de eccemas es bastante común. Aplicado periódicamente, el aceite se utiliza para tratar el eccema atípico, la dermatitis irritativa, el eccema seborreico infantil, el eccema varicoso y el eccema discoideo. En todos estos casos actúa reduciendo y eliminando el descamado de la piel y la ligera hinchazón que acompaña a las zonas afectadas. También calma la picazón.