Jabón de miel

Comprar jabones de miel

Elaborado con aceites de oliva virgen extra, coco, palma, girasol, cera de abeja, mantecas de karité y cacao. Sólo lleva miel. Para su elaboración sustituimos el agua destilada por leche de cabra auténtica.

La miel proporciona propiedades antioxidantes que evitan la flaccidez, arrugas, manchas. Es rica en aminoácidos esenciales necesarios para la conservación y cuidado de la piel. Todos hemos oído comentar que Cleopatra tomaba baños de leche de burra (los jabones más caros del mundo) pero olvidamos la información que subyace: las lipoproteínas. La leche al contacto con la piel le proporciona los nutrientes disueltos en ella. Las lipoproteínas ayudan al paso de los nutrientes y del agua hacia el interior de la piel: es el motivo por el que la piel queda tan suave tras usar este tipo de jabones.

La manteca de karité previene y combate el envejecimiento de la piel, al recubrir con una película invisible la piel evitando las agresiones exteriores (sol, viento, temperatura, etc.) y la deshidratación. Es muy eficiente regenerando y calmando las pieles irritadas: es el más efectivo tratamiento antienvejecimiento natural. Previene las estrías, las griteas, aporta brillo natural, elastifica la piel, previene las escaras y reduce las callosidades, regenera la estructura dérmica, mejora el drenaje y la eliminación de toxinas. Es un excelente protector solar, ayudando a prolongar el bronceado sin causar grasa o provocar acné.

La manteca de cacao proporciona hidratación, tonificación, regeneración y revitalización. Es rica en vitaminas A, B1, B2, B3, C y retinol: aclara, nutre y desintoxica la piel, dándole textura lisa y suave. Ayuda a combatir la celulitis al mejorar la circulación y retrasa el envejecimiento de la piel.

Es un jabón muy nutritivo y proporciona una suavidad inigualable.

Puntúa esta página